Trastorno de la erección

En este artículo hablaremos del trastorno de la erección: Qué es, síntomas, problemas y frecuencia.

La fase de Excitación Sexual.

La excitación sexual es la segunda fase de la respuesta sexual: consiste en la sensación de placer acompañada de cambios fisiológicos (tumescencia del pene y erección en el hombre, y vasocongestión, lubricación y expansión de la vagina en la mujer).

¿Qué es la Disfunción eréctil?

El Trastorno de la erección o disfunción eréctil se trata de la incapacidad (persistente o recurrente) para obtener o mantener una erección apropiada hasta el final de la actividad sexual. Además, esta alteración provoca malestar y/o dificultades en las relaciones interpersonales.

Existen diferentes patrones de trastorno eréctil. Algunos hombres presentan una incapacidad para obtener la erección desde el inicio de la relación sexual, mientras otros consiguen una erección normal pero la pierden al intentar penetrar.

Frecuencia del trastorno de la erección.

La disfunción eréctil afecta a más de la mitad de los hombres de 40 a 70 años, y se considera un síntoma centinela de la disfunción endotelial y de la enfermedad cardiovascular.

En conjunto, según varios estudios (MMAS,1994; EDEM, 2001), cabe afirmar que hasta un total del 50% de la población general masculina puede experimentar periodos de disfunción eréctil al menos de forma transitoria.

Síntomas y trastornos asociados.

Estos trastornos suelen ser producidos y mantenidos por un nivel de ansiedad elevado en personas demasiado preocupadas por su buen funcionamiento sexual.

A menudo se asocia a ansiedad sexual, miedo al fracaso, preocupaciones sobre el funcionamiento y una disminución de la percepción subjetiva de la excitación sexual y del placer.

Puede ir asociado a deseo sexual hipoactivo y eyaculación precoz. Además, es frecuente que los hombres con trastorno del estado de ánimo y trastornos relacionados con sustancias presenten este problema.

¿Qué problemas orgánicos pueden propiciar el trastorno?

Es importante aclarar que solo 1 de cada 3 casos tiene su origen en un problema orgánico, en el resto de los casos la causa es meramente psicológica, por lo que el problema se resuelve mediante la aplicación de la adecuada terapia sexual.

Problemas orgánicos que pueden favorecer la aparición de este trastorno:

  • Enfermedades arteriales o venosas de la zona genital
  • Deficiencias hormonales
  • Enfermedades cardiovasculares generalizadas.
  • Diabetes.
  • Alcohol, barbitúricos, heroína, cocaína, anfetaminas
  • Enfermedades neurológicas.
  • Hipertensivos, antidepresivos, neurolépticos, diuréticos.
  • Enfermedades de Peyronie.