Varicela – Herpes Zoster y Embarazo

La varicela es una enfermedad altamente contagiosa que cursa con erupción cutánea maculo-pápulo-vesiculosa que se inicia generalmente en la cara y que se extiende por tronco y abdomen, acompañada de fiebre leve.

Se transmite por vía respiratoria, pero principalmente a partir de los virus que existen en las lesiones cutáneas. También por transmisión vertical, vía transplacentaria, hacia el feto en la mujer gestante.

El periodo de máximo riesgo de contagio va desde 2 días antes de la aparición del exantema, hasta el final de la fase costrosa: 5-7 días después.

Se presenta en forma de brotes epidémicos, preferentemente a finales de invierno y primavera.

El Herpes Zoster es la forma de reactivación de una varicela latente, y el contacto con las lesiones del Zoster puede producir el contagio de la varicela en personas no inmunes. Un episodio de Herpes Zoster durante el embarazo en mujeres inmunocompetentes no representa ningún riesgo de transmisión al feto.

Hay casos descritos de reinfección por varicela con erupción cutánea típica, pero en estos casos el riesgo de enfermedad materna grave y afectación fetal, es mínimo.

A mayor edad gestacional mayor riesgo de transmisión pero menor de afectación fetal.

Debéis saber sin embargo que si una mujer embarazada padeciera una varicela 5 días antes del parto o en los 2 siguientes, dado el riesgo para el recién nacido, es motivo de consulta a ginecólogo o pediatra.

Es importante saber:

  • La vacunación está contraindicada durante el embarazo (aunque no se haya descrito ningún caso de afectación fetal por ella) y se debe esperar 1 mes antes del futuro embarazo. No lo está durante la lactancia.
  • Es aconsejable conocer la existencia de inmunidad o no antes del embarazo mediante un análisis de sangre.
  • La lactancia materna no está contraindicada.

Si tiene cualquier duda, recomendamos que acuda a su doctor de confianza.