Citomegalovirus y Embarazo

La infección del feto por el CMV es una de las primeras causas de pérdida de audición durante la infancia además de otras muchas afecciones.

Se transmite por contagio próximo e íntimo a través de la saliva, orina, secreciones vaginales, semen, por vía transplacentaria y también por la leche materna.

Generalmente es asintomática, y en ocasiones cursa con un cuadro seudogripal con fiebre, astenia (cansancio, fatiga) y artromialgias (dolores en las articulaciones).

Cuanto más avanzado está el embarazo, mayor es el riesgo de transmisión al feto pero menor el riesgo de afectación fetal. En el 1º trimestre poco riesgo de transmisión pero mucho de afectación, mientras que a partir de la 28 semana, el riesgo de transmisión es grande y prácticamente nulo el de afectación.

Hay casos descritos de transmisión de madre a hijo, incluso en infecciones sobrevenidas 4 meses antes del embarazo (sobre todo hasta 10 semanas antes de la fecha de la última regla).

La capacidad que tiene el CMV de reactivación-reinfección, es decir, volver a infectar a pacientes que ya la hayan pasado, y la frecuencia en que lo hace, acaba siendo la principal causa de infección congénita. Aunque en estos casos la afectación fetal es menos grave, el riesgo de sordera es prácticamente el mismo.

Aunque antes hemos comentado que se transmite por secreciones vaginales y leche materna debe quedaros claro que las infecciones neonatales adquiridas en el canal del parto en el momento del nacimiento así como a través de la lactancia materna, no tienen efecto sobre el desarrollo neurológico posterior del recién nacido.

Algunos consejos:

  • Es muy aconsejable antes del embarazo, hacer un análisis de sangre para saber si se tiene o no inmunidad.
  • En la mujer con antecedente de infección reciente por CMV, se debe esperar 6 meses, o 3, con controles analíticos mensuales, antes de un embarazo, para evitar el riesgo de transmisión vertical.
  • Todas las gestantes sin inmunidad e incluso aquellas que la tengan (ya hemos comentado la posibilidad frecuente de recaídas-reinfección), deberíais seguir las medidas higiénico profilácticas que a continuación se describen:
    • Evitar en lo posible el contacto directo con niños menores de 3 años (nurses, trabajadoras de guarderías, colegios infantiles), ya que son la principal fuente de contagio.
    • Lavado de manos con agua caliente y jabón después del contacto con saliva u orina (pañales…).
    • No compartir cubiertos, vasos….
    • Evitar besos en la boca

Si tiene cualquier duda, recomendamos que acuda a su doctor de confianza.